Cuando hay conexión, todo fluye y lo bueno se convierte en algo perfecto
Siempre que quedamos por primera vez con una pareja, es como si nos estuviésemos estudiando mutuamente, y casi siempre al momento existe lo que nosotros llamamos conexión... no sólamente conexión de la pareja con nuestra fotografía sino con nosotros mismos. En el caso de Jose e Iria esto fue instantáneo. Y el día de la boda no fue menos, tenían muy claro que iban a lo que iban... disfrutar, y así fue. Nada más comenzar el banquete nos volvíamos locos porque en todo momento y en cualquier lugar pasaba algo, me quito el sombrero con todos los invitados, desde los niños hasta los más mayores!

La aparente seriedad de Jose (sólo aparente… xD) y la espontaneidad de Iria ya me lo habían puesto muy claro desde que los conocí. Unas cuantas cañas han pasado hasta el día D, y muchas más que a buen seguro nos tomaremos, ya que cuando estás a gusto con alguien lo que estás deseando es repetir.

Y quiero destacar desde aquí que cuando las cosas se hacen bien, salen bien! Me refiero en este caso a la empresa de animación Animus, sin duda un 10! Que manera de mantener la fiesta durante horas… A veces le damos demasiada importancia a ciertos detalles de la boda y nos olvidamos que un buen animador puede poner el mejor broche de cierre a un día tan especial.

Mención para Salones Cabú, habéis acertado con las nuevas instalaciones.

Dar las gracias a Dani Dávila, eres un crack… no hace falta que te lo vuelva a decir aunque no te lo creas, y no me olvido del incansable trabajo de Victor, para mi lo mejorcito en vídeo que hay en Galicia, y con el que cada día trabajo más a gusto.

 

Deja un comentario